Tecnología RFID: Ahora para los fabricantes de electrodomésticos

04.09.2018

Por Matt Meyer y Evan Partalis, abril de 2018.

La identificación por radiofrecuencia (RFID) ha avanzado mucho desde que Walmart anunciara su utilidad por primera vez hace 10 años, tras reequipar su cadena de suministro con estas etiquetas. Desde entonces, la variedad de etiquetas se ha multiplicado y su precio ha bajado vertiginosamente. Mientras tanto, la sofisticación de los programas RFID se ha ampliado, incorporando de forma rutinaria tanto Bluetooth como GPS en sistemas de seguimiento holísticos que han redefinido el seguimiento del inventario y la eficiencia de la cadena de suministro. Desde entonces, Macy's ha experimentado con el seguimiento RFID aumentado a nivel de artículo para prendas de vestir y calzado, y ha logrado grandes resultados en transparencia y reducción de costes. La sofisticación de los programas RFID en el comercio minorista no hace más que crecer y su uso tiene el potencial de redefinir el seguimiento del inventario y la eficiencia de la cadena de suministro en toda la fabricación.

En ese tiempo, la RFID ha sido ignorada por los fabricantes de electrodomésticos porque el metal y la radiofrecuencia no suelen llevarse bien: el metal refleja las ondas de radio. Pero, con la ampliación de los programas, las nuevas tecnologías y la drástica reducción de los costes, es posible que esto cambie pronto. Al igual que en el comercio minorista, la necesidad existe. Los fabricantes de electrodomésticos tienen cadenas de suministro complicadas, con grandes instalaciones y muchos productos en camino. Y, al igual que en la venta al por menor, la emoción también está ahí. Hoy en día, los programas de RFID son prometedores y económicos.

Ventajas de la RFID para los fabricantes de electrodomésticos

Los beneficios del nivel de transparencia que los programas RFID proporcionan a los fabricantes son numerosos. La mayor es la oportunidad de obtener eficiencias basadas en datos. Con una combinación de tecnología BLE y RFID, los fabricantes de electrodomésticos podrían echar un nuevo vistazo a las plantas de sus fábricas y almacenes y comprender cómo se mueven los materiales por sus instalaciones. Los directivos podrían centrarse en la distribución, dónde se almacenan los materiales, el tránsito, cómo se mueven los equipos, y la ubicación, obteniendo no sólo la ubicación general, sino las coordenadas XYZ, comprendiendo a qué distancia se encuentra un artículo de una pared, a cuántos metros y a qué altura del suelo. Los gestores verían con renovada claridad qué cuellos de botella interrumpen el flujo y añaden gastos generales.

Una de las principales ventajas de los programas RFID es la agilización de las cadenas de suministro con proveedores y clientes. Un programa RFID daría a los fabricantes de electrodomésticos un poder sin precedentes para prever las ventas, realizar un seguimiento de las previsiones de ventas y automatizar los pedidos de reabastecimiento cuando los proveedores estén bajos de existencias. Las ventajas de la cadena de suministro gracias a la automatización no tendrían parangón y convertirían a los fabricantes de electrodomésticos en líderes mundiales en eficiencia. Y esto excluye el valor de los propios datos, que podrían aprovecharse para una amplia gama de fines y beneficios.

En la actualidad, las empresas que quieren tener alguna posibilidad de gestionar el inventario dependen de los códigos de barras. El problema de los códigos de barras es que multiplican las horas de trabajo, comunican datos estáticos y pueden poner a los empleados en situaciones peligrosas. El escaneado de inventarios con códigos de barras obliga a los empleados a realizar repetidos recuentos cíclicos; Walmart se hartó tanto de esto que en general prohibió los recuentos cíclicos y asumió el coste en pérdidas de inventario. El problema es que, incluso con recuentos cíclicos frecuentes, los datos que obtiene un empleado son inexactos en cuanto se completa el ciclo, porque los datos son estáticos. Un solo movimiento y los datos quedan desfasados. Por último, los empleados no tienen que ponerse en peligro intentando escanear cientos o miles de códigos de barras en almacenes enormes.

Aunque no existen estudios de casos de RFID en el sector de fabricación de electrodomésticos, hemos visto grandes resultados en otros verticales. En la conferencia sobre RFID celebrada el pasado mes de mayo, Gerdau Ameristeel, una gran fábrica con sede en Estados Unidos y Brasil, implantó la tecnología RFID en combinación con GPS en su fábrica de México. Pudieron recopilar datos sobre el material que llegaba, salía y estaba en tránsito, y utilizaron el intercambio electrónico de datos (EDE) para comunicar la ubicación entre sus proveedores y clientes. El resultado final fue una mejora drástica de la capacidad de los empleados para encontrar el material.

Métodos para adoptar la RFID

Los fabricantes de electrodomésticos pueden eludir las propiedades reflectantes del metal aprovechando los SKIDS retornables, o palés de madera, que fabrican los proveedores e incorporan etiquetas RFID. Para los clientes habituales, se pueden fabricar SKIDS personalizados para los fabricantes de electrodomésticos que se intercambian de un lado a otro. Las etiquetas RFID serían más útiles para un fabricante de electrodomésticos a nivel de portal: los proveedores podrían comunicar automáticamente al fabricante cuándo se han enviado los materiales y cuándo han llegado a sus instalaciones.

Dentro del almacén, los fabricantes de electrodomésticos podrían utilizar una combinación de etiquetas RFID y Bluetooth para sortear las limitaciones de la RFID y el metal. La tecnología Bluetooth es mucho más resistente a las interferencias del acero y absorbería las ondas de las etiquetas RFID pasivas colocadas en los propios electrodomésticos. Con sensores Bluetooth colocados por todo el almacén, los fabricantes de electrodomésticos podrían triangular la posición de mercancías concretas y seguirlas por toda la instalación. Aunque los sensores y etiquetas Bluetooth son más caros que las etiquetas RFID pasivas, se necesitarían muchos menos y el sistema global seguiría siendo económico.

La clave para implantar con éxito un sistema RFID y aprovechar todas sus ventajas es que las etiquetas sean comunes para proveedores, fabricantes y minoristas. Si las etiquetas RFID son estrictamente internas, es mucho más difícil elaborar un caso de negocio con un ROI sustancial e indiscutible. El verdadero valor de la RFID llega cuando proveedores, fabricantes y minoristas utilizan juntos su nueva visibilidad en la cadena de suministro para mejorar los pedidos, reducir el exceso de inventario y mover el producto con mayor rapidez. En el mejor de los casos, las tres partes interesadas aumentarán el uso de la RFID con EDI para automatizar y agilizar gran parte de la comunicación que acompaña al movimiento de la cadena de suministro, pero también existen otras tecnologías de comunicación.

El tiempo que transcurre desde la idea hasta la implantación depende, por supuesto, de los procesos de aprobación corporativos y de la disponibilidad de recursos, pero muchas empresas han implantado programas de RFID en almacenes de hasta 170.000 pies cuadrados en tan sólo tres o seis meses. En el caso de los fabricantes de electrodomésticos, el proceso de implantación sería necesariamente más fluido que en el sector minorista: es mucho más económico hacer un seguimiento de grandes electrodomésticos que de enormes cantidades de SKU baratas o pequeñas. En función de los parámetros y el nivel de transparencia que deseen los fabricantes, la mayor parte del trabajo y los costes se realizarán por adelantado.

Retos para la adopción de la RFID

La implantación de un sistema RFID para realizar el seguimiento de los materiales a lo largo de la cadena de suministro requiere un estricto control de los procesos y formación adicional. No se equivoque: el control de procesos tendrá que cambiar para adaptarse a la tecnología y aprovecharla de la forma más eficaz posible. Aunque los sensores Bluetooth y GPS son más resistentes, las etiquetas RFID pasivas, más baratas, se dañan con facilidad con las carretillas elevadoras o las malas prácticas de manipulación de materiales. Mientras tanto, por mucho que la tecnología RFID resuene en el sector de fabricación de electrodomésticos, todavía no hay mucha experiencia industrial en su implantación. El lado positivo de esto es que los proveedores con experiencia en múltiples verticales, como la automoción, tienen la experiencia y la capacidad para adaptar los sistemas a las necesidades de los fabricantes de electrodomésticos. Especialmente en el caso de los fabricantes de electrodomésticos con relaciones estables y a largo plazo con sus proveedores, un nivel de coordinación entre socios sería muy útil para facilitar la implantación. Al fin y al cabo, la transparencia y la eficiencia de la cadena de suministro benefician a proveedores y clientes tanto como a los fabricantes.

El futuro de la RFID

El futuro de la RFID será aún más sólido. Los programas RFID ya están codificados con mucha más información que nunca, como el peso y los números de piezas flexibles, y los SKID están equipados con básculas para que los responsables puedan conocer, por ejemplo, el número de hojas por SKID. Estamos viendo los inicios de la comunicación en tiempo real entre el movimiento de productos y los sistemas de inventario, pero la verdadera promesa estará en cómo se analizan y aprovechan esos datos a largo plazo. Prevemos una tecnología de seguimiento automático del inventario desde la fábrica hasta el cliente final, con órdenes de compra y reposición automatizadas en cada paso del proceso. De hecho, los datos que las empresas recopilen y procesen se convertirán en su mayor ventaja competitiva, yendo más allá de la cadena de suministro hasta cada faceta del almacén, incluidas grúas, carretillas elevadoras, maquinaria pesada y camiones.

Los datos se convertirán en el mayor activo de cualquier empresa, y un programa RFID sólido es sólo el principio.

Una empresa que lidera la implementación de RFID es, por supuesto, Amazon. El año pasado, lanzaron la tienda de prueba Amazon Go en Seattle, que funciona como un mini almacén optimizado con RFID. Los clientes entran en la tienda, sostienen su teléfono sobre una conexión Bluetooth para rastrear el código único del teléfono e identificar su número de cuenta de Amazon. Cada artículo de la tienda lleva una etiqueta RFID pasiva que cuesta entre 10 y 20 céntimos. Los clientes ponen los artículos en sus carritos y se cargan automáticamente a su cuenta de Amazon cuando salen de la tienda. Mientras tanto, Amazon obtiene datos en tiempo real sobre las existencias y las ventas, reduce los robos y las pérdidas de productos y racionaliza el personal. Los fabricantes pueden hacer lo mismo, y los beneficios serán aún mayores.

Article may be found: http://digital.bnpmedia.com/publication/?i=483944#{“issue_id”:483944,”page”:30

Steven Nghe
Steven Nghe es actualmente el Director de Marketing y Comunicaciones de Kloeckner Metals. Nghe es un profesional del marketing con más de 14 años de experiencia en diversos entornos e industrias. Su objetivo es contarle el lado sexy del acero. Nghe es licenciado en Gestión Empresarial con especialización en Marketing por la Universidad Estatal de Carolina del Norte. Antes de Kloeckner, Nghe trabajó para Delta Dental, Wells Real Estate Funds, Georgia Institute of Technology y Doosan.
Noticias recientes
06.05.2024

En la fabricación de automóviles, pocos elementos son tan indispensables como la chapa...

05.08.2024

Las propiedades del acero inoxidable 316 abarcan una mezcla de características excepcionales...

04.10.2024

Las placas base de acero son elementos fundamentales empleados en diversos...

Más entradas
Suscríbase a nuestro blog

X

Se ha detectado un navegador obsoleto o no compatible

El sitio web de Kloeckner Metals utiliza tecnologías modernas. Lamentablemente, su navegador no es compatible con dichas tecnologías.

Descargue la última versión de uno de estos navegadores para disfrutar del sitio:

No me lo recuerdes más tarde