La recogida de libros de KloecknerCares ayuda a la escuela

05.22.2018

Para dar comienzo a la iniciativa KloecknerCares, una reciente campaña de recogida de libros en la oficina corporativa de Kloeckner Metals consiguió recaudar unos 1.400 libros para la escuela primaria Esther Jackson de Roswell. Como resultado, los niños de la escuela podrán llevarse a casa dos libros de su elección durante el verano. A finales de año, habrá una feria del libro a la que los niños podrán acudir y comprar libros divididos por cursos. Lo mejor es que los alumnos se quedarán con los libros.

"Todo el mundo se volcó", afirma Bonnie Stewart, Directora de Procesos de Sostenibilidad. "Era nuestra primera iniciativa formal para hacer algo dentro de nuestra comunidad local, y pensamos que así conseguiríamos implicar a los empleados, y no estábamos nada más empezar intentando conquistar el mundo".

La escuela primaria Esther Jackson, situada a un par de kilómetros de la sede de Kloeckner Metals USA, es una escuela de Título Uno, lo que significa que recibe ayuda federal para los programas de comidas. Sin embargo, no reciben ayuda federal para material escolar. Muchos de los alumnos ni siquiera tienen un libro propio, y ahora podrán llevarse dos a casa.

"Muchos de nosotros, entre los que me incluyo, no entendíamos del todo lo que significaba ser una escuela de Título Uno", dijo Stewart. "Esta escuela está en una zona en la que, si pasas con el coche, no necesariamente pensarías que es Título Uno. Te abre los ojos".

Además de los libros, el director general de Kloeckner aprobó una donación única en efectivo de 500 dólares por parte de la empresa. Este dinero se destinará a los profesores para darles la oportunidad de ir a la feria del libro a través de Scholastic como profesores y conseguir dos por uno. El CEO también fue a dejar los libros a la escuela primaria personalmente con algunos otros empleados de Kloeckner.

"Fue muy divertido", dijo Stewart. "Estos niños eran adorables. Casi todos decían: 'Estoy a tres cuartos del jardín de infancia', o 'Estoy a tres cuartos de ser un niño de primer grado'. Estaban muy emocionados".

La recogida de libros es sólo el primero de muchos actos benéficos de la iniciativa KloecknerCares. El plan es empezar a nivel local, como con la recogida de libros, para empezar a implicar a la gente y personalizar las obras benéficas. También se está animando a las distintas sucursales de Kloeckner de todo el país a que se hagan cargo de sus propias obras benéficas locales. Por ejemplo, la sucursal de Shreveport (Luisiana) ha puesto en marcha una campaña para el Gingerbread House Children's Advocacy Center. En el futuro, la iniciativa KloecknerCares espera hacer algo más global con alcance nacional, como Meals-On-Wheels o Habitat for Humanity.

"Creo que seguiremos haciendo cada vez más cosas y haciendo participar a más gente, y eso formará parte de nuestra cultura", afirma Stewart. "Además del negocio que hacemos, queremos que se nos conozca como una empresa que se preocupa. Creo que es nuestra responsabilidad como empresa no sólo emplear a gente, sino demostrar que nos importa y devolver algo a la comunidad, porque vivimos aquí. Tenemos que implicar a nuestros empleados. Todos deberíamos ser conscientes de lo que ocurre en nuestras comunidades, porque es muy fácil aislarse de lo que nos rodea. Cuando estás expuesto a las cosas que están ahí fuera, la naturaleza humana es que quieres intentar ayudar".

Christopher Myers
Noticias recientes
06.05.2024

En la fabricación de automóviles, pocos elementos son tan indispensables como la chapa...

05.08.2024

Las propiedades del acero inoxidable 316 abarcan una mezcla de características excepcionales...

04.10.2024

Las placas base de acero son elementos fundamentales empleados en diversos...

Más entradas
Suscríbase a nuestro blog

X

Se ha detectado un navegador obsoleto o no compatible

El sitio web de Kloeckner Metals utiliza tecnologías modernas. Lamentablemente, su navegador no es compatible con dichas tecnologías.

Descargue la última versión de uno de estos navegadores para disfrutar del sitio:

No me lo recuerdes más tarde